Random #1

Minientrada
I have traveled all around the world.
I have seen things that you can’t even imagine.
Horse-headed people, centaurs, goat men.
And I have seen the most powerful beast on this world:
A dragon, as big as three ships, as bright as the Sun and as majestic as Old Valyria.
Anuncios

Asshai Bajo Tierra

Estándar

La magia de Asshai estaba en sus túneles. Entraban y salían de la roca por doquier, recorriendo el subsuelo de la ciudad y vertebrando la infinidad de viviendas que había bajo la ciudad visible. Y es que era allí, bajo la Asshai de los tejados rojos y de jade, donde la urbe bullía en actividad. Allí abajo era donde los mercaderes comerciaban con su mercancía en los grandes puestos del Mercado Bajo Tierra, donde los ciudadanos se entretenían hablando, donde los carros circulaban. Los túneles estaban ricamente decorados, con tallas sobre dragones, magos y héroes de antiguo; con grandes columnas negras ornamentadas soportando las bóvedas; con cálices gigantes de fuego blanco que iluminaban las galerías.

Cinco niveles había construidos bajo tierra, comunicados por escaleras. En el quinto nivel, el de la ciudad original, había incluso canales, en una suerte de Braavos subterránea; el Canal Mayor, tan ancho como el lejano Muro y tan profundo como el río Rhoyne, servía como vía principal de la Ciudad Bajo Tierra, recorriendo hacia arriba los cinco niveles.
Al final del Canal Mayor se encontraba la Plaza del Mercado, el centro neurálgico de la Asshai dentro de la roca. La plaza, de suelo rojo y blanco, era pentagonal, con un gran foso de fuego en el centro representando el poder del Señor de Luz. En ella se concentraba todo el poder de la Ciudad: el Palacio Subterráneo, hogar del Gran Senescal Bajo Tierra; el Mercado Bajo Tierra, centro del comercio de la urbe junto con el Mercado de la Fruta en superficie; la Torre de la Biblioteca, el único edificio que sobresalía de la Ciudad Bajo Tierra y surgía en el centro de la Asshai superficial, dominando ambas urbes, y el Gran Templo Bajo Tierra, templo a todos los dioses.

El Palacio Subterráneo era una majestuosa construcción de mármol negro que comenzaba en la Plaza del Mercado y alcanzaba las bóvedas de la ciudad. En él vivía el Gran Senescal Bajo Tierra, el gobernante supremo de la Urbe subterránea y el encargado de repartir justicia. Cuando yo visité la urbe el cargo lo desempeñaba Saihe-Yi, hijo de la Sacerdotisa Madre.

El Mercado Bajo Tierra no era más que una prolongación de la Plaza del Mercado. Sin embargo, los dos espacios no tenían nada en común. El Mercado era uno de los pocos lugares de la ciudad subterránea abierto al cielo. Su suelo estaba lleno de mosaicos en vivos colores que representaban historias de héroes de todo el mundo conocido, desde la misma Asshai hasta la Torre Sombría, y resplandecía a la luz del mediodía. Estaba rodeado por una columnata que recorría todos los laterales hasta el tejado, dos plantas por encima de la superficie. En total, siete plantas tenía el Mercado Grande de Asshai, siempre bulliendo en actividad en mil lenguas teñidas de mil colores y perfumadas con mil aromas. El Mundo en Miniatura, algunos lo llamaban, y tenían razón. Mercaderes de todas las tierras conocidas, de las Islas del Verano a las Ciudades de los Hombres sin Sangre, venían a Asshai a vender y comprar las más finas telas y los más preciosos manjares.

La Torre de la Biblioteca era el edificio más alto de la ciudad. Recubierta de mármol blanco inmaculado y rodeada de agua, destacaba sobremanera en ambas realidades, el subterráneo y la superficie. El tramo bajo tierra de la torre era soberbio. Mármol blanco inmaculado cruzado por vetas de color crema y sólo roto por las numerosas ventanas que recorrían en espiral el interior de la torre. La esbeltez de la Torre rompía con la sensación de la Ciudad Bajo tierra, que en ocasiones parecía que se iba a volcar sobre las calles. Su interior estaba vedado a cualquier persona ajena a la torre, pero tras los muros de mármol se escondían los secretos de todo el saber del mundo: los secretos del acero valyrio y de la doma de dragones, el origen de las grandes etnias y los hechizos de curación de multitud de enfermedades.

El Gran Templo Bajo Tierra, centro del culto de Asshai, era idéntico a las construcciones de su alrededor. De arenisca roja, el portalón hacía muchos años que desapareció y por el arco donde solía estar fluían torrentes de personas. Sin embargo, su interior era digno del mayor de los templos. Una escalinata de jade que daba paso al gran salón del templo, con las paredes llenas de capillas a cientos de dioses, algunos conocidos como los Siete y otros desconocidos y olvidados, como aquellos de Vaes Dothrak. En el suelo se entremezclaban mosaicos con inscripciones de jade y oro en mil y una lenguas, muchas ya olvidadas en las tinieblas del tiempo.

Más allá de la Plaza del Mercado los túneles iban haciéndose cada vez más estrechos y tortuosos, hasta un punto en el que un hombre ya cerraba el paso de las callejuelas. Sin embargo, era en aquellas callejuelas intrincadas del primer nivel en las que se encontraban los preciosos patios Asshai’i, vergeles con vegetación de todos los colores, fuentes de gran belleza y estatuas realizadas por los mejores artesanos; unos pocos afortunados tenían el patio abierto al cielo.